Consumimos, producimos, compartimos, respiramos y comemos contenido diariamente. Vemos en nuestro feed un sinfín de imágenes de diversas marcas, pero ¿todo el contenido funcionará? ¿Sabes qué tipo de contenido crear para tu audiencia?

Crear contenido puede parecer sencillo, pero es importante saber los tiempos, circunstancias y momentos y para quién estará dirigido, para lograr el impacto y resultados deseados. Por esta razón, es importante realizar una matriz que te de pautas para saber en qué formatos es más conveniente compartir contenido y alinearlo al objetivo de tu estrategia de social marketing.

Aquí te enseñamos los elementos básicos para crear tu matriz de contenidos.

La matriz está dividida en cuatro cuadrantes, es decir 4 objetivos: inspirar, entretener, educar o convencer. Por otra parte, los contenidos se dividen horizontalmente de acuerdo a lo que quieras conseguir, en este caso, conocimiento de tu marca o conversión. Y de manera vertical, se divide en el tipo de impacto que buscas tener en tu audiencia: emocional o racional.

A continuación, te explicamos en qué consisten cada cuadrante:

1. Entretener
En este cuadrante es recomendable utilizar formatos llamativos y que a su vez puedan entretener a la audiencia cuando se encuentran en la fase de conocimiento. Los formatos como videos, juegos, trivias, pueden funcionar cuando las personas apenas están explorando o buscando información que les divierta.

2. Inspirar
En el cuadrante 2, se encuentran aquellos formatos que se pueden utilizar cuando se busca inspirar a la audiencia. Se utilizan las emociones para poder llegar a la conversión, es decir, los influencers, comentarios foros, eventos, entre otros.

3. Educar
En esta sección se brindan diferentes opciones y soluciones a sus necesidades. En esta etapa de conocimiento es importante explotar ciertos formatos como infografías, artículos, blogs, guías, entre otros.

4. Convencer
Después de educar a tu audiencia y brindarle información, pasamos a convencerla para que realice una acción, es decir, convertirlos en clientes. En este caso, se pueden utilizar catálogos, webinars, demos, landing pages, entre otros.